Amanecer en la playa Piedra del Cura, Mijas

Cuando se planea una salida fotográfica es esencial definir el lugar a donde se va a ir. Y casi es más importante elegir el momento del día, ya que cada sitio brillará a una hora determinada. Depende lo que se vaya buscando se elegirá una hora u otra, y en esta ocasión, lo que me interesaba era el amanecer. Poder sacar el máximo partido a la salida del sol, con lo que era básico saber desde donde podría captar ese instante.

El sol varía su posición de salida y puesta a lo largo del año, con lo que esto fue clave para determinar el lugar de la sesión. Me interesaba ver el sol salir desde el mar directamente, sin encontrar tierra de por medio. Cuando hice este reportaje vivía en Málaga, situado al sur-este de España, con lo que debía buscar un sitio en el que poder encontrar las condiciones deseadas. Hay muchas aplicaciones, tanto para móviles como para ordenador, que te indican el lugar exacto por donde sale y se pone el sol, y en mi caso usé The Photographer's Ephemeris. Situando tu posición te determina la dirección a la que deber mirar para ver el amanecer o la puesta.

Las diferentes líneas de colores nos muestran toda la información necesaria. Las líneas amarilla y naranja más gruesas nos determinan la dirección de salida y puesta del sol. Y las azules nos indican el movimiento de la luna. Junto a la información de las posiciones, también tenemos la hora exacta en la que se produce el amanecer y atardecer, información de mucha utilidad para saber a que hora debemos llegar a la zona donde hemos planeado.

Como se puede apreciar en la imagen superior, si miramos la linea del amanecer, vemos que desde Málaga no hay una línea limpia sobre el mar, con lo que era necesario trasladarse a una zona en la que si. Fui moviendo el pin para situarlo de manera que sí hubiera una línea recta sobre el mar, sin encontrar tierra de por medio. Era evidente que debía dirigirme al sur.

Una vez determinado el lugar había que fijar la hora de llegada al punto. El amanecer estaba programado para las 08:03h, con lo que había que llegar un rato antes para encontrar el sitio, echar una ojeada al lugar y determinar donde iba a colocar mi trípode y la cámara para hacer las fotos. Hay que tener en cuenta que esa hora es a la que sale el sol, pero no la hora a la que se empieza a vislumbrar luz en el horizonte, momento en el cual se consiguen unas tonalidades preciosas. Siempre me gusta ir con tiempo suficiente para no ir con prisas, con lo que acabé fijando la hora de llegada a la playa a las 6:30h. Siendo en verano, que el sol sale antes, cuesta levantarse a esas horas, pero después vale la pena el resultado.

Cuando llegué era noche cerrada todavía, aún no había síntomas de que fuera a salir el sol y había una noche muy despejada, con lo que se veían todas las estrellas. Lástima que la Costa del Sol sea un punto de mucha contaminación lumínica, sino hubiera sido relativamente fácil ver la Vía Láctea.

No era la primera vez que venía con la cámara a esta playa, por que ya me la conocía mínimamente. Como muchas de las playas a lo largo de la Costa del Sol, ésta es de piedra y tiene muchas rocas sobresalientes en el agua. Siempre es interesante, cuando se hace una foto de paisaje, incluir algún elemento cercano para darle profundidad a la misma.

Fui haciendo alguna prueba a las estrellas mientras iba buscando la ubicación final. Mientras se iba acercando el momento del alba, ya se empezaba a vislumbrar algo de luz en el horizonte. Y al ser tan tenue, se podía aprovechar para conseguir la foto con la luz del amanecer y las estrellas. Aunque esta playa pertenece a Mijas, las luces del fondo pertenecen a Fuengirola.

Ya tenía localizado el sitio desde el cual vería salir el sol, y como he comentado antes, con algún elemento cercano para darle más profundidad y fuerza a la imagen. Hay que tener en cuenta al realizar fotos al amanecer que, el momento de la salida es tremendamente corto. Aunque pueda parecer que vas a tener un buen rato desde que ves aparecer el sol hasta que está completamente fuera, ese instante no dura más de 4-5 minutos, es esencial tener una idea de la foto que vas a querer hacer antes de ponerte a disparar.
Una vez estaba el sol fuera, y habiéndome levantado tan pronto, no me quería ir a casa sin sacar alguna foto más. Ya con más calma, seguí buscando. Y aunque no fue una sesión de las que más me han convencido, he de reconocer, que al final, salieron fotos muy bonitas.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *